Astronautas se ven obligados a regresar de la Estación Espacial Internacional

-En el Soyuz MS-22, una nave dañada, y en Crew Dragon en emergencia.

La Estación Espacial Internacional/ toma de Internet

Innovapress, 14 ene 2023.- Los dos cosmonautas Serguéi Prokopiev y Dmitri Petelin, y el astronauta de la NASA Frank Rubio podrán ser evacuados de la Estación Espacial Internacional a bordo de la nave Soyuz MS-22, en la que fue detectada en diciembre una fuga, y de la Crew Dragon estadounidense en caso de una emergencia.

“Roscosmos y las agencias espaciales de los países socios de la EEI han tomado medidas para garantizar el regreso seguro de la tripulación de la estación a la Tierra en caso de accidente antes de la llegada de la nave espacial Soyuz MS-23”, señaló la agencia rusa en un comunicado.

Está previsto que Prokopiev y Petelin, así como Rubio, de origen salvadoreño, regresen a la Tierra en la Soyuz MS-23, que despegará de la estepa kazaja el 20 de febrero y se acoplará a la Estación Espacial Internacional (EEI) en modo automático dos días después.

“Los sistemas de la EEI y la Soyuz MS-22 funcionan normalmente, pero en caso de accidente, la tripulación necesitará una evacuación de emergencia a la Tierra. Se decidió trasladar temporalmente el asiento de Frank Rubio de la Soyuz MS-22 a la nave espacial estadounidense Crew Dragon”, recalcó Roscosmos.

La agencia espacial rusa señaló que se ha tomado esta decisión porque el descenso de dos astronautas en lugar de tres será más seguro, ya que ayudará a reducir la temperatura y la humedad en la Soyuz MS-22.

Si no hubiera una situación de emergencia antes de la llegada de la Soyuz MS-23, los tres astronautas, incluido Rubio, volverán a la Tierra como está previsto en esa segunda nave espacial rusa, precisó Roscosmos.

El rescate de los tripulantes rusos y estadonidense de la EEI se produce después de que los tripulantes del segmento ruso comunicaran en diciembre al Centro de Control en Tierra que había caído la presión en el sistema de refrigeración en a Soyuz MS-22, lo que apuntaba a una fuga.

Los daños, confirmados visualmente después, se produjeron en el casco del segmento de equipos y propulsores de la Soyuz.

El pasado día 11 el jefe de Roskosmos, Yuri Borísov, dijo que el diámetro del agujero es de hasta 1 milímetro y es resultado del choque con un elemento de basura espacial a una velocidad de 7.000 metros por segundo.

IP/EFE

Comparte el artículo en: