Croacia ganó por 2-1 a Marruecos, los europeos obtuvieron el tercer puesto en Qatar 2022

-Un sorprendente equipo africano demostró por qué se hizo del cuarto lugar. El Mundial está en el cierre. ¿Fue el adiós a Modric? Aún no se tomó la decisión.

Los croatas en un merecido tercer puesto en Qatar 2022/ agencias

Innovapress, 17 dic 2022.- Croacia ganó 2-1 este sábado a Marruecos en un partido vibrante por el tercer y cuarto puesto. Josko Gvardiol estrenó el marcador para Croacia a los siete minutos del primer tiempo. Dos minutos después llegó el empate marroquí tras la incursión de Acchraf Dari.

El empuje de Marruecos se vio interrumpido por un segundo gol croata en el minuto 42 del primer tiempo convertido por Mislav Orsic.

Croacia, que era el flamante subcampeón del mundo, despidió en este Mundial a una generación brillante de futbolistas, mientras que Marruecos firmó la mejor participación en un Mundial de fútbol de un equipo africano.

La clase de Mislav Orsic alumbró el adiós mundialista de Luka Modric tras el subcampeonato alcanzado en la pasada edición.

Modric culminó su cuarta fase final con otro magnífico resultado. El jugador del Real Madrid, declarado mejor jugador de Rusia 2018, volvió a completar un torneo modélico, quizá no tan brillante, pero en el que de nuevo expuso su categoría pese a los 37 años que luce.

Zlatko Dalic, seleccionador croata, no quiso que su capitán se perdiera la lucha por el tercer puesto. No ha anunciado su decisión aún el ’10’, pero todo apunta a que el encuentro, dada su edad, fue su adiós a la Copa del Mundo, con la incógnita de si seguirá para la próxima fase final de la Liga de Naciones o si llegará hasta la Eurocopa 2024.

Aunque muchos dicen que no tomó la decisión otros aseguran que fue el último Mundial de Modric, el actual Balón de Oro/ agencias

También incluyó en el once Dalic a otro de los referentes veteranos de la plantilla como Ivan Perisic, en esta ocasión metido a lateral zurdo en vez de extremo. Y además mantuvo a Mateo Kovacic en la medular y a Josko Gvardiol en el centro de la zaga.

Habían avisado los croatas que para ellos este partido por el tercer puesto no era ni mucho menos un compromiso descafeinado. Era su final. Lo mismo para Marruecos, la gran revelación del torneo, que se atrevió incluso a plantar cara en la semifinal a la todopoderosa Francia tras ir dejando en el camino a potencias como Bélgica, España o Portugal.

Walid Regragui también mantuvo a buena parte del equipo habitual salvo los lesionados y Azzedine Ounahi, uno de los jugadores que más ha impresionado durante la competición y al que recurrió en el segundo periodo.

La otrora llamada ‘final de consolación’ fue, sin ser nada del otro mundo, más vibrante que el partido que enfrentó a ambos equipos en la primera jornada de la fase de grupos, que terminó con empate a cero y sin apenas llegadas.

El desgaste acumulado, la falta de frescura y hasta la mayor ambición ofensiva de los Leones del Atla’ permitió ver un partido más abierto, con más idas y venidas. Eso favoreció a Croacia, que esta vez, pese a que le faltaba el eje de su medio del campo, Marcelo Brozovic, sí que pudo llegar de forma más asidua ante Yassine Bono, aunque también los pupilos de un intensísimo Regragui se aproximaban al área de Dominik Livakovic.

La derrota no empaña tampoco el tremendo trabajo de Regragui y toda la selección marroquí. Dio de nuevo la cara. No se arredró en ningún momento. Buscó y buscó. Quiso, pero no pudo y la falta de acierto en las áreas le volvió a penalizar. En-Nesyri tuvo en su cabeza la prórroga, pero el balón se le marchó alto.

El cuarto puesto es un hito tan histórico para Marruecos y el fútbol africano como para Croacia enlazar el segundo con este tercero. Un cierre honroso estaba asegurado para ambos equipos, pero el que celebró fue el que encontró la inspiración en el tiro de Orsic y pudo festejar a Modric.

IP/MP

Comparte el artículo en: