Iglesia Católica en Santa Cruz clama porque retorne la paz en la capital oriental

-Basta de violencia entre hermanos, dijo monseñor René Leigue.

La Iglesia Católica pide que la violencia ya cese en Santa Cruz, clama por la paz/ agencias

Santa Cruz, Innovapress, 24 nov 2022.- La Iglesia Católica en la capital oriental clamó este jueves porque cese el paro indefinido, el recrudecimiento de la violencia y retorne la paz social entre hermanos en la ciudad de Santa Cruz y que las actividades retornen a su normalidad lo antes.

“Ya no debe prolongarse el paro general, los bloqueos, además de los graves perjuicios a ciudadanos e instituciones, el mundo educativo, sanitario, laboral y social en el desempeño de sus responsabilidades y quehaceres cotidianos representa un gran sacrificio y causa un gran sufrimiento y dolor para con los pobres, enfermos ancianos e innumerables hermanos y hermanas vulnerables y más necesitados”, afirmó monseñor René Leigue, Arzobispo de Santa Cruz.

Dijo que se aprecia el espíritu de amor propio a la tierra cruceña, pero que ello debe ser demostrado levantando el paro indefinido para que la verdadera paz entre hermanos retorne a cada una de las familias cruceñas.

“Hacemos eco del clamor del pueblo pidiendo que de una vez por todas se solucione el problema y que los ciudadanos puedan reanudar sus labores habituales, sus trabajos y normalidad”, exhortó.

Más antes, la Delegación Episcopal de Salud de la Arquidiócesis de Santa Cruz, mediante un pronunciamiento, pidió a los bloqueadores se deje pasar ambulancias en los puntos de bloqueo que persisten.

“En nombre del Dios de la vida, permitan el paso de ambulancias ¡¡Dejar pasar ambulancias y personal de salud es salvar vidas!!”, indica el comunicado, sobre la protesta que cumplió más de un mes en la capital oriental.

Advierten que “se está poniendo en alto riesgo la atención de pacientes en los hospitales, ya que en algunos puntos de bloqueo se está impidiendo que ambulancias y vehículos que transportan personal de salud puedan pasar hacia los centros de salud o regresar a sus hogares luego de agotadoras jornadas dedicadas a salvar vidas”.

IP/MP

Comparte el artículo en: