La inflación en primer semestre fue de 1,2%, BCB resalta la moneda ante la devaluación del peso argentino

-Por ello, hay connacionales y vecinos que prefieren ahorrar en bolivianos. La confianza de la población en la moneda nacional se mantuvo invariable, sostiene el BCB.

La moneda nacional es preferible para ahorrar en otros países como Argentina, dice el BCB/ Foto: referencial

La Paz, Innovapress, 10 jul 2022.- Durante el primer semestre (enero-junio) de 2022 la inflación acumulada promedio en Bolivia se situó en 1,2 por ciento, ponderable en la región y la moneda nacional, el boliviano, destaca y se consolida ante la devaluación del peso argentino, reportó el Banco Central de Bolivia (BCB).

Según el ente emisor, en lo que va del 2022, las condiciones económicas observadas en los países de la región contrastan con el desempeño de la economía boliviana en materia de resultados económicos, estabilidad de precios y confianza en la moneda.

“Al respecto, se puede advertir que, en zonas fronterizas (especialmente en Argentina), la moneda nacional se viene empleando no sólo para transacciones comerciales, sino también como medio de ahorro para poblaciones de los países vecinos”, informa el BCB.

Indica, que mientras a nivel global la inflación va en aumento y se constituye en un factor de riesgo para la estabilidad económica y social, en Bolivia se mantiene en tasas bajas y controladas.

“Al cabo del primer semestre de 2022, la inflación acumulada fue de 1,2%, posicionando a la economía boliviana no sólo como la de menor variación de precios en Sudamérica, sino también como una de las más bajas a nivel mundial”, señala el BCB.

Este resultado se explica, según el Banco, en gran medida, por las políticas económicas implementadas que fueron determinantes para configurar un entorno de mayor certidumbre durante la presente gestión.

Indica que se debe ponderar este aspecto, dada la magnitud de los efectos de las variantes de la pandemia de la COVID-19 así como de los efectos del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania que determinaron mayores niveles de inflación a nivel mundial.

En ese marco, el manejo de la política monetaria en Bolivia fue adecuado. Asimismo, la política de estabilidad cambiaria no sólo contribuyó a mitigar las presiones inflacionarias externas, sino también a dar certidumbre a la población.

El seguimiento constante del ente emisor al desempeño de la economía permite constatar que la confianza de la población en la moneda nacional se mantuvo invariable y que la bolivianización del sistema financiero está en niveles elevados.

Por ello, ahora, cerca del 85% de los ahorros y el 99% de los préstamos se encuentran en bolivianos.

Según el BCB, estos resultados favorables en diferentes ámbitos de la economía nacional, concitaron la atención no sólo a nivel nacional, sino también más allá de nuestras fronteras.

IP/MP

Comparte el artículo en: