Sargento Delicia Ávila que amamantó a la bebé que pretendía ser vendida piensa en adoptarla (video)

-Relata que se la aferró y no soltó su pecho. La uniformada es madre de una bebé a cinco meses.

La sargento mayor, Delicia Dávila Calucho, un gesto que vale la pena destacar/ Policía

Santa Cruz, Innovapress, 12 jul 2022.- Pudo más el instinto natural y amor de madre, digno de encomio, la sargento mayor Delicia Ávila Calucho, de la División de Trata y Tráfico de la fuerza anticrimen de Santa Cruz, no dudó en amamantar a la bebé rescatada que pretendía ser vendida por su progenitor en Bs 2.000, ella confiesa que piensa adoptarla y criarla.

“Ese instinto de madre fue el que me desprendió a amantarla, es una situación inexplicable porque sus manitos me sujetaron el pecho y me decían ‘mami no me dejes porque necesito cobijo, necesito calor”, declaró.

“Al momento de llenarle de lechita fue lo que me conmovió y más aún cuando ya pudo sonreír (…). Cabalmente yo hablé a la Defensoría de la Niñez para hacer un seguimiento y si habría la posibilidad de tenerla en mi hogar para darle la seguridad que esa bebita necesita”, expresó.

La policía Ávila trabaja hace 17 años en la institución del orden y es madre primeriza. Es abogada de profesión y ha realizado cursos y maestrías en lavado de dinero entre otras especialidades.

“Los bebés son seres inofensivos, requieren de nuestra ayuda y colaboración sin medir ni escatimar esfuerzos”, agregó.

Esta escena tierna y de desprendimiento se vivió cuando la bebé rescatada fue llevaba a consulta al Hospital de Niños y comenzó a llorar desesperadamente y fue cuando desprendió el amor materno de la oficial.

La madre biológica de la menor tiene 17 años y está en investigación por la situación de la pretendida comercialización de la bebé. El padre será sometido a una investigación por estupro al margen del delito de trata y tráfico.

El hecho se registró en el mercado La Ramada de Santa Cruz donde Faustino C. M., pretendía comercializar a la pequeña, que fue recuperada en la zona Los Lotes, a la altura del surtidor Octano.

Los médicos en el hospital indicaron que la bebé presentó un cuadro de deshidratación y además estaba superando la enfermedad del Covid-19, por ende, la policía Dávila debe permanecer en observación.

IP/MP

Comparte el artículo en: