Subvención a los combustibles en 2022 fue de $us 1.700 millones

-A fin de evitar que la inflación se dispare y no afectar a los sectores vulnerables de la población.

La subvención a los combustibles seguirá en 2023, pero se buscará reducirla/ arch digital

La Paz, Innovapress, 24 ene 2023.- La corporación estatal, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), develó este martes que la subvención a los combustibles el año pasado fue unos 1.700 millones de dólares.

El vicepresidente de YPFB, Enzo Michel, indicó que el propósito de la subvención es el de mantener la estabilidad en la economía. La subvención es parte del Presupuesto General del Estado (PGE), por ende, una política de Estado.

“En la subvención estamos por los 1.700 millones de dólares. La subvención que tenemos se da para poder mantener la estabilidad económica en el país”, afirmó el ejecutivo de la estatal petrolera.

Ratificó que la subvención de la gasolina y el diésel se enmarca en el Modelo Económico Social Comunitario Productivo del Gobierno de Luis Arce y garantiza a la población el acceso a los principales energéticos a “precio estable”.

Según Michel, la subvención prioriza y beneficia a los sectores agroproductivos de Santa Cruz, principalmente.

“Se habla mucho de que Santa Cruz es el motor económico del país, es donde tenemos la mayor industria, agropecuaria, ganadería y otras; pero todo esto puede ser solventado, justificado a partir de que tengamos estabilidad del precio que tenemos tanto para la gasolina como para el diésel”, añadió.

YPFB recientemente reportó que la subvención de combustibles en Santa Cruz llegó a más 680 millones de dólares.

Michel acotó que no mantener la estabilidad de precios de los combustibles (gasolina Bs 3,74 por litro y diésel Bs 3,72 por litro) se registrarían índices inflacionarios superiores a los que se tuvo en 2022, que fue de 3,12%.

El PGE 2022 destinó Bs 4.794,6 millones, unos 699 millones de dólares. En el PGE 2023 se proyectaron 7.642 millones de bolivianos, unos 1.114 millones de dólares.

El Ejecutivo presupuestó que la subvención por los hidrocarburos y alimentos en 2022 alcanzaría los 5.088 millones de bolivianos (737 millones de dólares), pero la gestión cerró con el doble y alcanzó los 1.500 millones de dólares.

El Gobierno, en el marco de la sustitución de importaciones, se propuso la política de disminuir la importación de combustibles, gasolina y diésel, y dar paso a los biocombustibles para reducir el costo de la subvención energética.

IP/MP

Comparte el artículo en: