Un brasileño murió acribillado en Santa Cruz, le dispararon 35 veces, pero 12 fueron certeros

-Sucedió en inmediaciones del canal Isuto cerca del quinto anillo.

El cuerpo yace en la escena del crimen/ Foto: Redes

Santa Cruz, Innovapress, 29 sep 2022.- Un súbito brasileño identificado como Flavio Verdúm Junior de Almeida fue acribillado en inmediaciones del canal Isuto casi quinto anillo por desconocidos, le descargaron una ráfaga de 35 disparos, pero 12 fueron letales, informó este jueves el comandante departamental de la Policía de Santa Cruz, coronel, Jhonny Chávez.

La Policía recolectó en la calle 7 del barrio 12 de Abril, unos 30 casquillos de proyectil en los alrededores, lo que hace presumir que el objetivo era acabar con la vida del extranjero. Los sicarios luego de victimarlo se dieron a la fuga en una motocicleta y un auto. La víctima estaba acompañada, pero logró refugiarse.

“Efectivos de Homicidios se han constituido en la escena del crimen en la calle 7 del barrio 12 de Abril en proximidades del condominio Lepark donde se ha dado el procedimiento legal del cuerpo y se procedió al procesamiento del lugar del hecho”, añadió.

El jefe policial indicó que la persona que iba junto al brasileño, Marcio R.M. quedó aprehendido con fines de investigación.

“La Policía Boliviana se ha contactado con su par del Brasil y nos van a hacer llegar si estos dos súbditos brasileños tienen antecedentes”, agregó.

Testigos señalaron que dos personas que iban a bordo de la motocicleta fueron los autores del crimen y los que dispararon.

A unos metros del cadáver se encontraba una camioneta que sería propiedad de la víctima, y también recibió disparos en la parte trasera.

Se presume que Flavio Bernum estaba siendo perseguido por sicarios cuando iba en el vehículo, pero decidió bajar del auto y correr. Fue en ese momento que recibió varios disparos en la cabeza y otras partes del cuerpo.

La fuerza anticrimen tiene varias hipótesis en torno al crimen. Por ahora prevalece la posibilidad de que se trate de un ajuste de cuentas por la saña con la que fue ajusticiado el ciudadano extranjero.

IP/MP

Comparte el artículo en: